Climatizar una piscina te permite alargar el periodo de baño, es decir, en lugar de bañarte solo en verano podrás disfrutar de tu piscina los meses primaverales o incluso cuando las mañanas son todavía frescas. Y también puedes seguir nadando después, por ejemplo hasta octubre.

Si quieres climatizar tu piscina pero no estás seguro de qué hacer exactamente, aquí tienes una lista de diferentes formas de hacerlo para que puedas informarte mejor:

  1. Cobertores de invierno y verano, cubiertas automáticas

Hay varios tipos de manta, como las térmicas para mantener la piscina caliente:

  • Algunas no requieren la exposición al sol,

  • Otras si y eso añade 8 grados a la piscina,

  • También hay cubiertas térmicas transparentes que calientan el fondo de la piscina.

Esta es la forma más asequible, sin embargo, solo funciona cuando el calor se empieza a acentuar. Dependiendo de la forma de tu piscina y de lo que busques, hay varios tipos de cubiertas, con tensores, barras o un sistema para enrollarla. Si quieres algo más rápido, te recomendamos las cubiertas automáticas, que se integran en la estructura de la piscina y evitan el 65% de la pérdida de calor.

  1. Con calefacción solar

Es un medio económico para calentar tu piscina e incluso funciona de manera sencilla. Solo hay que instalar paneles solares que conviertan la energía en calor. Hay varios tipos de paneles, es tu decisión elegir entre lo que se te ofrece y lo que más te conviene.

  1. Calentador eléctrico

Esta instalación te permite disfrutar del agua caliente de tu piscina durante todo el año. Calienta más que una bomba de calor y es ideal para spas o piscinas con altas temperaturas. Este dispositivo se instala después del filtro en la dirección del flujo de agua y antes de la unidad de tratamiento de agua.

Hay calentadores eléctricos a precios asequibles, pero consumen tanto como los potentes, lo que puede resultar caro rápidamente. Por ejemplo 6Kw para una piscina de 40 m³ consume 6000 W. Aun así, esta es una buena forma de calentar la piscina, ya que los calentadores eléctricos pueden aumentar la temperatura en 1 grado por hora.

  1. Las bombas de calor

Esta instalación es la más rentable porque funciona con la energía del aire y consume muy poca electricidad. Prácticamente no emite CO₂ al medio ambiente, lo que la convierte en una energía renovable y, por tanto, en una forma ecológica de calentar la piscina. Además, sirve tanto para piscinas interiores como exteriores y, según el tipo de bomba que elijas, podrás nadar durante todo el año. Incluso existe un tipo de instalación que funciona a distancia, con una aplicación para descargar.

Si deseas esto para tu piscina, debes saber que hay bombas de calor que deben estar conectadas al sistema de filtración, pero que deben estar fuera del local técnico. También, si te interesa esta instalación tenemos un artículo dedicado a las bombas de calor en nuestro blog que puedes leer aquí.

Principales beneficios de la climatización de piscinas

Cada tipo de aire acondicionado tiene sus propias ventajas, por ejemplo, las mantas son fáciles de poner y no cuestan mucho. Algunas son incluso automáticas, por lo que no es necesario hacer ningún esfuerzo para instalarlas. La calefacción solar y las bombas de calor nos permiten reciclar los recursos naturales de que disponemos y son perfectas para las personas concienciadas con el medio ambiente. La ventaja de la calefacción eléctrica es que calienta más rápido que otros sistemas.

Sin embargo, todas estas instalaciones tienen algo en común: permiten disfrutar de la piscina durante más tiempo y nadar antes y después del verano.

Disfruta al máximo de tu piscina añadiendo aire acondicionado y no dudes en ponerte en contacto con nosotros para obtener más información.