El agua de la piscina tiende a ponerse turbia debido a algas, polvo, sales, etc… El causante de que se ponga turbia el agua son unas partículas de un tamaño tan pequeño que no pueden ser retenidas por la depuradora, por lo cual quedan en el agua y contribuyen a que deje de ser cristalina.

Para la eliminación de estas partículas se deben de utilizar los floculantes, estos aumentan el tamaño de las partículas en suspensión y provoca la decantación en el fondo de la piscina de las mismas, siendo entonces más fácil de sacarlas gracias al limpiafondos.

Un consejo importante a la hora del baño una vez añadido el floculante, es que no se debe de permitir el baño hasta que no se ha pasado un limpia fondos ya que el floculante está compuesto por sulfato de alúmina y aunque éste no es tóxico, es mejor no estar en contacto con él.