La depuradora, es un órgano vital para el mantenimiento y limpieza de nuestra piscina. La principal función que nos ofrece, es la de filtrar el agua de nuestra piscina con el fin de eliminar sustancias que no deban de estar en ella. A continuación, veremos más a fondo el funcionamiento de una depuradora de piscina.

En primer lugar, nos encontramos que tiene un sistema de filtración del agua. En este existen 3 fases claras, que son:

  • Aspiración: La bomba de nuestra depuradora es la encargada de aspirar el agua de la piscina mediante skimmers, boquillas de aspiración o toma de limpiafondos y sumideros.
  • Filtración: El agua que aspira la bomba, pasa por filtros con el fin de dejar atrás pelos, bichos, crema… Existen modelos que tienen prefiltros para que la materia más grande quede retenida antes.
  • Impulsión: En este último paso, una vez filtrada y depurada el agua, está vuelve a la piscina mediante las boquillas de impulsión.

Mediante este sistema, obtenemos una depuración del agua en un circuito cerrado el cual trabaja para dejarla en buenas condiciones para su posterior uso.

Existen varios tipos de depuradoras, pero ahora te preguntarás cual es la más apropiada para tu piscina. Vamos a ayudarte a saber qué depuradora necesita tu piscina.

¿Qué depuradora necesita mi piscina?

Para tu piscina, la más recomendable (a no ser que sea una piscina plegable) es una depuradora de arena, ya que son las que mejor trabajan con grandes cantidades de agua. Hablando de la válvula, la más común es la configuración de válvula selectora lateral. En caso que cuentes con un espacio muy justo para la instalación, puede irte mejor la válvula en parte superior (conocida como top).

Con este tipo de depuradoras tendrás los resultados esperados, ya que pueden trabajar con la cantidad de m3/hora de la bomba. Si necesitas una instalación profesional de tu depuradora de piscina, no dudes en contactar con nosotros. Te asesoraremos de la mejor manera para cumplir al máximo tus expectativas.