Para el debido mantenimiento de una piscina es necesario tener un control del pH del agua de la piscina que debe de estas comprendido entre 7,2 y 7,6. El pH debe de ser medido al menos 1 vez por semana ya que se debe de mantener el nivel adecuado para así evitar “los ojos rojos”, también es bueno mantener ese nivel debido a que si está más alto o está más bajo, el cloro no actúa, y es tirar dinero en el mantenimiento de la piscina.

Puede que para mantener el nivel adecuado sea necesario usar un producto incrementador de pH o un producto reductor de pH.

Si agregas agua nueva a la piscina analiza el pH y el cloro y ajústalos.

La importancia del uso del cloro es debido a que mantiene limpia y cristalina el agua de la piscina, ya que su función es destruir microorganismos como bacterias, hongos, etc. También debe de ser controlado el nivel de cloro al menos una vez por semana en verano y debe de mantenerse entre 1 y 1,5 partes por millón.

Se debe de duplicar la dosis de cloro cuando haya llovido o si la piscina la ha usado mucha gente.

Nunca tires las pastillas de cloro directamente a la piscina porque “Quema” la pintura del fondo y deja manchas blancas.

¿Te ha sido útil esta información?